La vida cambia día a día, y nosotros junto con ella | Foro Universitario


La vida cambia día a día, y nosotros junto con ella

- Publicidad -

La mayoría de las veces ni siquiera notamos dichos cambios, sólo los vamos efectuando como un paso más en nuestra rutinaria vida, pero si nos ponemos a pensar detalladamente nos daríamos cuenta que tanto hemos cambiado.

Yo los noté y fue porque mis cambios fueron drásticos.

Yo antes era muy fiestera como cualquier joven, pero realmente comencé mi vida por ahí de los 23, antes de eso, sólo pensaba en la escuela y en mi amiga Nylza, eran como todo mi mundo y no necesitaba más. Íbamos al cine, de compras y un sin fin de cosas más, y aunque nos mirábamos a diario todavía pasábamos los fines de semana juntas y nos podíamos pasar horas desvelándonos conversando tal vez de lo mismo.

Después llegaron los chicos, un chico moreno de muy buen ver que hacia que mi corazón latiera, no era mi primer amor pero por un momento me hizo sentir que era lo único que existía, y creo que mientras él más me rechazaba pues yo más quería estar con el.

Pasaron años para que yo superara ese cruel amor, a los 23 que fue cuando comencé a ver la vida diferente me rompieron el corazón, descubrí lo que era un engaño, lo que era ser la otra, y justo ahí conocí a otra amiga, Karla, mucho más chica que yo pero muy bien vivida que me enseñó que si jugaban conmigo yo también tenía que jugar con ellos, así que me dediqué al mundo de la perdición, a vivir de noche, en antro tras antro, ponerme esas buenas guarapetas que al siguiente día no sabes si vas o vienes. O de plano ya te traían.

Que cuando estas borracha tu mente te traiciona y que cuando según tu dices toda una frase inteligente y con un alto grado de sentido apenas si balbuceaste “Mama, hamburguesa, yo aquí”, fui apodada “Garganta profunda” y me dedicaron la canción en vez de Tragos de amargo licor me la compusieron “A tragas de a Mamas grandotas licor” y todo por el alcohol que llegaba a ingerir, fui comparada con un hombre a la hora de tomar, y decían que era más barato pagarme un cambio de ropa que invitarme unos tragos. Y no es motivo de orgullo ni tampoco me arrepiento, simplemente es para que entiendan mis cambios en la vida.

Y cuando en esa época yo pensaba que iba a ser una mujer sin responsabilidades con un hombre, y que me la iba pasar de antro en antro sin jamás envejecer y que solamente me iba a divertir con mis amigas, pues la vida giró y yo cambié todo eso por una vida un poco más estable y tranquila.

En uno de mis cumpleaños escribí que no sabía si llegaría a enamorarme y que no creía en que algún día llegara a ser madre, y sucedió. Me enamoré y descubrí que todas aquellas personas que estuvieron antes de mi actual pareja, fueron necesarias para descubrir lo que en verdad es el amor, que las maltratadas, las plantadas, la falta de atención tienen una razón, te hacen crecer y saber que es lo que no quieres en tu vida.

Me hace falta mucho todavía para ser feliz, y no porque no lo sea actualmente, simplemente que siento que tengo mucho más que vivir a lado de mis seres queridos y mucho más aún que tengo un ser creciendo dentro de mi y lo que pensé que jamás llegaría a pasar ahora lo estoy viviendo y me gustaría mucho poder expresar lo que siento pero es casi imposible.

Es una sensación de paz de bienestar contigo misma, y al también de alegría por un ser que aún no conoces pero deseas más que cualquier cosa en este mundo, y al mismo tiempo tu ser se llena de tristeza y miedo por pensar en que le pueda pasar algo, quisieras que alguien te pudiera decir con certeza que todo está bien, que él está bien.

Y los días cada vez se hacen más largos solamente de pensar en él porque quisieras tenerlo entre tus brazos y poderle decir te amo.

La vida cambia y nosotros junto con ella aunque no podamos darnos cuenta.

- Publicidad -

Posts Relacionados

Responder entrada