Los grandes vicios de trabajar en una dependencia de gobierno | Foro Universitario


Los grandes vicios de trabajar en una dependencia de gobierno

- Publicidad -

México y sus incontables vicios e ineficiencia a la hora de trabajar, sobre todo en las dependencias de gobierno.
chica-archivando.jpgSiempre me he caracterizado por ser excelente en la mayoría de las cosas que hago, y no porque tenga un motivo o siempre quiera ser la mejor, las cosas se me dan con facilidad.
Tal vez por eso es que sobresalgo, y en las cosas que no se me dan trato de conseguirlas, tampoco tengo una lucha interior por competir y ser mejor que los demás, solamente intento que mi trabajo no entorpezca otro y la única manera de que suceda es hacerlo bien.
Y otros dirán que soy tan floja que por no hacer dos veces el trabajo lo hago bien desde la primera vez.
A medida que fui creciendo los retos fueron siendo mayores como en todo, y tuve que aprender a depender de los demás, porque no todo podía hacerlo yo, y que en gran medida las cosas que yo hiciera afectarían positivamente o negativamente a otras personas y eso jamás iba cambiar.

chica-ejecutiva.jpgCuando era joven, no me importaba este tipo de cosas, recuerdo que cuando hice mis prácticas fue en una dependencia de gobierno, ingresé por un familiar, y en ese entonces no sabia lo que significaba eso, yo pensaba que era un favor que le hacían a mis padres y como siempre ni siquiera le di importancia.
Recuerdo que cuando llegué yo quería que todo funcionara, soy administrativa por naturaleza, por ende organizada. Cuando llegué a aquel lugar, lo que más recuerdo era una maceta pequeña con una planta, que no sabía si moría o vivía, la tomé y la puse en la ventana más cercana, le eché agua. Después tomé todos los fólders que había sobre el escritorio y los archivé, así sucesivamente seguí con todo lo demás, hasta limpiando la oficina, conforme avanzaba el día iba haciendo más cambios hasta que aquel lugar quedó impecable.

Cuando llegó la persona que sería mi jefe pensé “Con esto va quedar impresionadísimo hasta va querer que trabaje con ellos” Y en efecto quedó impresionado y me dijo: “Que hiciste mi niña ¿y todos los archivos?” Yo contesté: “no se preocupe están en los archiveros”, y contesto: “sabes, gracias a ti nos darán más trabajo pensarán que como no hay nada en el escritorio ya los hicimos, saca todo de inmediato y déjalo como estaba, vaya que tendré mucho trabajo, hasta tendré que enseñarte a trabajar”.

universitaria-haciendo-practicas.jpgYo no comprendía mucho pero con el tiempo lo fui haciendo. Recuerdo que no atendíamos a nadie antes de las 9:00 AM cuando la oficina se habría a las 8:00 AM y que teníamos que tardarnos un buen con cada persona, y hasta me enteraba de lo que la muchacha que cobraba le ponía el cuerno a su esposo con el muchacho de recaudación, “wooooo vaya que aprendí”.

No duré mucho la verdad, en cuanto terminé mis prácticas salí y mi jefe era sumamente esplendido, me pagaba un sueldo cuando sólo tenía que darme un incentivo, de cierta manera tenía muchos privilegios porque era la niña del grupo.
Y aprendí que hablar mal de la gente es el azúcar del café en las dependencias de gobierno, y no por eso dejan de ser amigos entre ellos. Además aprendí que es muy fácil desfalcar a los demás y no se considera un robo. Y definitivamente que el platicar de las telenovelas, series de televisión o simplemente de lo que pasa en la ciudad no es perder el tiempo sino breviario cultural.
Cada que tengo que hacer un tramite espero pacientemente a que me atiendan, porque sé que no está en sus manos atenderme, hay protocolos y se tienen que respetar (los de la flojera por ejemplo, o de fingir hacer un trabajo que en realidad no hacen).

ejecutiva-trabjando.jpgEn mi trabajo actual es la misma, sigo luchando contra corriente cuando quiero hacer algo, desafortunadamente mi trabajo depende no de una sino de muchas personas, no importa que yo haga mi trabajo dado que el que sigue no lo hará, y no por eso me detengo. De hecho si hay alguien odiado en esta empresa por su manera de trabajar soy yo. Y no es que me la viva echando de cabeza a los demás, pero si me la vivo mandando correos exigiendo que hagan su trabajo para yo poder continuar con el mió.
No entiendo en qué se puede perder tanto tiempo, dado que yo lo pierdo también, pero todavía así tengo el tiempo para tener todo bien y a tiempo.
Mi trabajo ha cambiado a gran escala las responsabilidades son aún mayores, pero estoy feliz, porque afortunadamente a pesar de las condiciones de trabajo sigo luchando porque las cosas se hagan y creo fielmente en que cada uno de los egresados están saliendo con esa mentalidad, con las ganas de vivir, luchar y ser el mejor empleado o trabajador que una empresa pueda tener, y no tanto por la empresa sino por uno mismo es momento de que nos dejen de ver como los holgazanes que jamás hemos sido.

- Publicidad -

Posts Relacionados

3 Comentarios

  1. josé says:

    muy buen articulo, me agrada, más por que yo fui servidor público, por 6 años, se de lo que hablas cuando entre a la dependencia trataba de ser el mejor hasta que me regañaron jaja.. aprendí a hacer las cosas bien pero como ellos las esperaban, no quiere decir que me volví flojo, más al contrario hacia las cosas, pero las pasaba a cuenta gota o como me las iban pidiendo. en fin. bendita la burocracia. no podemos vivir con ella pero tampoco si ella. así que ánimo. y sean pacientes con esos seres incomprendidos, de los que un día yo forme parte. así que cuando vean a uno denle una gran sonrisa. y recuerden que ellos están para ayudar. y que cada uno de nosotros solo somos un problema más en su larga jornada de trabajo.

  2. Setzy says:

    Así es amigo, es por lo mismo que escribí este blog, para que de hoy en adelante cada vez que vayamos a hacer algún tipo de tramite, no nos sentimos ofendidos por el trato, hay que comprender a estas almas incomprendidas que lo único que tratan es de hacer bien su trabajo, así que con un sonrisa en nuestra boca, hay que preguntarles si necesitan algo.

  3. blanca says:

    con profunda sorpresa descubri que todo lo que se dice en este articulo es cierto!! he vivido una experiencia exactamente igual, pese a que ya soy una persona madura, senti esa misma impotencia de hacer mi trabajo en tiempo y forma y que los demas lo obstruyan, o traten de manera descortes a la gente, cuando que los usuarios de las oficinas gubernamentales son nuestros verdaderos jefes, son los mas maltratados. Trabaje por seis años ahi, pero decidi salirme de trabajar de ese lugar asqueada se tantas corruptelas y porquerias que pude observar entre los altos mandos. lo peor es que eso no terminara jamas, pues se siguen aleccionando a las nuevas generaciones con esos esandares. Mi experiencia fue a nivel estatal, no quiero imaginar lo que sera en niveles federales, pobre méxico, por eso estamos como estamos.

Responder entrada