La administración monetaria de los jóvenes mexicanos | Foro Universitario


La administración monetaria de los jóvenes mexicanos

- Publicidad -

Las cosas que jamás nos dijeron mientras crecíamos.
Cuando entré a estudiar ya tenía mis rollos, que quería ser y todo eso, porque como toda buena soñadora la escuela tan sólo era un estudiante-estudiando.gifpasatiempo, o sea era el titulo para mis padres y la plataforma para cubrir mis gastos a la hora de emprender mi vuelo.
No soy alguien adinerada y mis padres tampoco, pero me daban mi semana, la cual cubría gasolina, comida y útiles escolares, pues la verdad no sé como le hacia porque tampoco era una millonada y sin embargo jamás me falto nada, ahorraba y compraba ropa y si eso no fuera poco hasta fui fanática de un grupo, lo cual incluía gastos en cosas como discos, camisetas y todas las revistas en los que ellos salían.
Era muy buena estudiante, suelo ser una esponja excepto para los idiomas, eso si no se me da, supongo que no tengo buen oído, claro y mi dicción no es nada buena, fuera de eso todo se me pegaba, jamás he necesitado estudiar, amaba resolver problemas de física y matemáticas, me hacia sentir poderosa al resto de mis compañeros, en clase de electricidad quemé mi circuito (nada deestudiantes-posando-para-foto.jpg peligro afortunadamente), pero gracias a eso no hay luz de escalera en mi recamara.
Y aunque se pudo decir que podría ser la mejor estudiante no era si, porque tenia muchas distracciones en mi cabeza, mis sueños revoloteándome como aves de migración, desde niña sabia que la poesía y la escritura se me daba con mucha facilidad, recuerdo que componía mis propias melodías siempre enfocadas a niños de la calle, causaban un gran impacto en mi y hasta la fecha lo siguen haciendo.
Pasé por muchos talleres desde niña, guitarra, piano, y hasta la flauta; también comencé a pintar y hacer moldeo, pero jamás quedó como una escultura nada de lo que hice.
En la pintura me enfoqué mucho tiempo, sólo que mi maestro dijo que no tenia sentido de la percepción y todo lo que dibujaba quedaba a desproporción, recuerdo en alguna ocasión que dibujé a Don quijote y su caballo, el caballo me quedo como pony, era grandioso ese dibujo. Y se puede decir que a escondidas seguía escribiendo sin que nadie se diera cuenta.
Luego sin más ni menos comencé a ver un programa “Sex in the city” y sentía que me habíaestudiantes-sonriendo-felices.jpg encontrado la protagonista era como yo, o yo era como ella, no importa realmente; Sarah Jessica Parker “woooo”, pero yo no soy delgada, ni vivo en las grandes ciudades, y mucho menos soy independiente, ni visto a la moda y no tengo dinero, tampoco soy una escritora celebre.
Y ahora, me he dado cuenta que no puedo seguir en ese sueño, tengo que enfrentar la realidad por más dura que esta sea. Soy Etzikey Beltrán Legy, me acabo de casar y lo que esto podría ser una bendición porque estoy con la persona que amo, el dinero está haciendo que mi vida sea un fracaso, acabo de encontrar casa donde de cierta manera y por mis gastos, prácticamente me va salir a un ojo de la cara, el carro como que quiere fallar, mis tarjetas están al tope, mi marido anda por las mismas, y la gente dice que es normal y todavía la gente me pregunta que cuando tendré un hijo. Qué pretenden si un hijo ya no es artículo de primera necesidad, ya que se ha convertido en un lujo. Y en esto momento lo menos que me puedo dar son lujos, no sé de qué manera hacer rendir mi dinero. Para colmo de males, a diario meestudiante_meditando.jpg llega una carta donde dice que me he ganado un premio, claro está que me piden mi numero de cuenta, he pensado seriamente en irme hacer una limpia.
Después de todo lo escrito aquí muchas personas podrían decir que se identifican conmigo y que tengo razón, pero la verdad de las cosas es que tan sólo se trata del consumismo, estamos tan acostumbrados a gastar que no nos sabemos administrar, conozco personas que viven bien y sin quejarse con la mitad de mi sueldo y no es que sean conformistas simplemente no derrochan el dinero como yo, hoy yo estoy quejándome del dinero que me hace falta, sin embargo no puedo ver joyería de plata porque compro, bolsas, accesorios y maquillaje, mi esposo por su parte todo lo que tenga que ver con el deporte, por lo regular vivimos comiendo en las calles y de fiesta.
La moraleja es que tenemos que ser un poco más planificadores y ahorrativos, dejar de gastar tanto en cosas sin sentido. Y al mismo tiempo disfrutar de la vida, eso fue lo que no nos enseñaron o tal vez no quisimos aprender.

- Publicidad -

Posts Relacionados

1 Comentario

  1. Julio says:

    Tienes mucha razon Etzikey, aun si nos aumentaran al doble o triple el sueldo, no nos iba a alcanzar, simplemente por eso, no nos sabemos administrar, no tenemos la escuela, por decirlo de alguna forma, de invertir un poco.

Responder entrada